La ortopodología es la herramienta más importante en la compensación y prevención de las alteraciones biomecánicas. Es la parte de la podología que se encarga de los tratamientos ortopédicos que se aplican en el pie y se usa en la prevención y tratamiento de las alteraciones biomecánicas.

Vendajes neuromusculares

Se basa en tratamientos únicos y personalizados y necesita un diagnóstico, una exploración clínica, un estudio biomecánico y un estudio del calzado.

Estudio biomecánico
La biomecánica es la ciencia que estudia el movimiento de los seres vivos, siendo especialmente original la del ser humano por ser éste el único que camina apoyándose exclusivamente sobre sus pies. Mediante un estudio biomecánico conocemos cómo trabaja nuestro aparato locomotor para así detectar qué estructuras anatómicas no están trabajando de manera adecuada. Este estudio se realiza con el pie en estática (valorándolo con el paciente tumbado en una camilla y en bipedestación) o con el pie en dinámica  (sobre un banco de marcha dotado de una plataforma podobarométrica para valorar el reparto de las presiones en las estructuras de nuestros pies durante la marcha). También se valoran las demás estructuras implicadas en la marcha como tobillo, rodilla, cadera o columna vertebral. Realizando un correcto estudio biomecánico podemos diagnosticar, tratar y prevenir la aparición de lesiones musculares y osteoarticulares como los esguinces de repetición, metatarsalgias, fascitis plantares, basculaciones pélvicas, tendinitis, espolones calcáneos, condropatías…