Se denomina pie diabético a una alteración clínica de origen neuropático (afectación en los nervios) producida por hiperglucemias (azúcar alto), en la que con o sin coexistencia de isquemia (falta de riego sanguíneo), y previo desencadenante traumático, produce lesión y/o ulceración del pie. 

Pie diabético

El podólogo juega un papel fundamental en la atención y cuidados periódicos de las repercusiones que la diabetes produce en el pie del paciente diabético. La diabetes es una enfermedad de carácter crónico. Produce un aumento importante de los niveles de glucosa en la sangre por una escasez o ausencia de secreción de insulina. La insulina, es una hormona segregada por el páncreas que ayuda a que la glucosa proveniente de los alimentos, penetre en las células para suministrarles energía. Si no hay suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre provocando, con el tiempo, graves problemas de salud.

Se denomina pie diabético a una alteración clínica de origen neuropático (afectación en los nervios) producida por hiperglucemias (azúcar alto), en la que con o sin coexistencia de isquemia (falta de riego sanguíneo), y previo desencadenante traumático, produce lesión y/o ulceración del pie.  El pie del diabético debe considerarse un pie de riesgo, pues puede padecer más lesiones. En diabéticos crónicos pueden aparecen en sus pies lesiones caracterizadas por trastornos tróficos de la piel y de la arquitectura osteo-articular plantar. Se estima que la mitad de las amputaciones de miembros inferiores en el mundo se produce en diabéticos, siendo la diabetes la primera causa de amputaciones no traumáticas en los países desarrollados. El 15% de los pacientes con diabetes desarrollaran una úlcera a lo largo de su vida. 

Las causas de las lesiones en el pie diabético pueden ser:
• Neuropatía periférica (afectación nerviosa): produce pérdida de la sensibilidad en el pie, no sienten dolor por lo que no perciben las lesiones ocasionadas en el mismo. Produce sequedad de la piel y atrofia de la misma, favoreciendo la aparición de grietas.
• Vasculopatia (falta de riego sanguineo):el aumento de la glucosa en sangre hace que los pequeños vasos sanguíneos que irrigan el pie se estrechen haciendo que el aporte de oxigeno y nutrientes esenciales sea insuficiente.

Esto hace que sus lesiones tarden más en curar y que tengan un alto riesgo de complicaciones. El pie del paciente diabético debe ser valorado por el podólogo al menos una vez al año y en pacientes que presenten lesiones o riesgo de aparición de éstas, es recomendable reducir el tiempo entre cada valoración.